Los niños que leían cuentos a los perros sin hogar

por Mar 11, 2016Actualidad, Adopta0 Comentarios

Estamos acostumbrados a toparnos con cierta frecuencia, por suerte, con historias y noticias acerca de los beneficios de las terapia asistidas con perros en el caso de los niños, y de lo mucho que los peludos pueden ayudarles a enfrentar situaciones sociales o médicas difíciles. Lo que no es tan común es encontrarse, precisamente, con el caso contrario.
La Sociedad Protectora de animales de Missouri ha puesto en marcha una interesante iniciativa que aúna a niños, libros y a perros sin hogar. El proyecto, llamado “The Shelter Buddies Reading Program(Programa de lectura de amigos de la protectora), es sencillo; consiste, como su nombre indica, en que niños de entre seis y 15 años lean libros a los canes del refugio sentados junto de sus jaulas.

Aunque a simple vista esto pueda generar ciertas dudas, este gesto supone un importante beneficio para los perros. Hay que tener en cuenta que muchos de los canes rescatados provienen de entornos difíciles y han pasado por situaciones de maltrato, hambre y frío. Para algunos incluso les es ajena la convivencia en un ambiente familiar. Es ese desarraigo el que hace que desarrollen conductas de rechazo o ciertos miedos hacia las personas, en definitiva, problemas de socialización.

La iniciativa pretende revertir desde la paciencia y el cariño de los niños la situación, aumentando de este modo las posibilidades de que los perros sean adoptados y consigan por fin un hogar estable, un final feliz para su propio cuento. Así que tras entrenar con sus cuidadores son arropados y tranquilizados mediante una especial sesión de lectura.

Los niños, que saben el importante papel que ocupan en este sentido, visitan cada tarde la protectora. Y lo hacen así, porque la constancia es algo sumamente importante en este proyecto.

Con los más pequeños de la casa, los perros no sienten presión, se encuentran cómodos, se familiarizan poco a poco con el trato humano y se establece una relación positiva y confiada.

Pero lo mejor de este programa es que, entretanto, también los niños obtienen grandes recompensas; no solo mejoran sus habilidades lectoras e incluso su autoestima, sino que también descubren la importancia de cuidar a una mascota, la mella que deja el maltrato en los animales y la necesidad de cariño y respeto que tienen. Grandes pilares que, presuponemos, harán de ellos, en un futuro, adultos más conscientes y responsables con el mundo canino. Sin duda, una gran iniciativa.

También te puede interesar:

El primer San Juan de Carlota

El primer San Juan de Carlota

Hoy mis padres querían llevarnos a mi hermana Carlota y a mí a la playa. ¡Qué emoción! Carlota cumple un año mañana y estábamos deseando que llegase este día para celebrarlo todos juntos. Teníamos un montón de cosas preparadas, una cena especial para ella (no puede...

Comparte en: