En muchas casas, las mascotas han pasado de ser simples compañeros a un miembro más de la familia, que merece tener toda la atención médica y cuidado para su bienestar. Esta es una de las razones por las que cada vez existe una mayor exigencia por parte del cliente en las clínicas veterinarias. Pero, ¿es posible estar a la altura con el material veterinario actual?

Afortunadamente, a diferencia de hace algunos años, la tecnología también se ha adentrado en las clínicas veterinarias y cada vez resulta más factible encontrar herramientas que faciliten tanto las tareas cotidianas, como las más especializadas. 

Desde el empleo de TAC, a las mejoras en el seguimiento del paciente, en este artículo vamos a abordar cuál va a ser el material veterinario esencial para la clínica del futuro (y, de hecho, también del presente).  

 

¿Quieres aprender cómo digitalizar tu clínica veterinaria y crear tu estrategia de marketing? Haz clic y descubre cómo con este curso gratuito

Avances en los materiales de la clínica veterinaria

Como se ha visto en los últimos años, el uso de la tecnología en las ciencias de la salud cada vez es más incipiente. De hecho, este campo ya es conocido como e-health y m-health, y es muy probable que en la clínica veterinaria del futuro esté cada vez más presente en las tareas del día a día, para poder ofrecer un servicio más rápido y eficiente.

 

Nuevos dispositivos y mejor precisión

Por ejemplo, uno de los avances que ya se pueden ver hoy en día es el empleo de wearables, que permiten mejorar el seguimiento del paciente. Gracias a este tipo de material, es mucho más sencillo hacer un seguimiento de los principales parámetros del paciente, para poder hacer un diagnóstico correcto gracias a la precisión de los datos. Un ejemplo de este tipo de dispositivo es Dinbeat UNO, nuestro arnés inalámbrico, que permite parametrizar la salud del animal durante varias horas.

Por otro lado, a día de hoy también podemos encontrar avances que nada tienen que ver con los materiales que se usaban antaño. La evolución de los rayos X es una perfecta representación de este tipo de avances. Hace unos años era necesario emplear químicos específicos y esperar varios minutos para visualizar el resultado de la radiografía. Ahora en pocos segundos es posible tener la representación en la pantalla de una tablet. Además, la sensibilidad de las imágenes mejora año a año, consiguiendo un mayor detalle de las zonas a analizar.

 

Mayor agilidad e interconectividad

La clínica veterinaria del futuro también estará mucho más interconectada, gracias a la digitalización automática de documentos, ecografías y radiografías. Gracias a este cambio, en caso de necesitar un especialista, resultará mucho más ágil y eficaz compartir el historial médico y las pruebas realizadas.

En este sentido, también merece la pena hablar del auge de las consultas online, sobre todo para aquellas consultas destinadas a hacer un seguimiento del animal. Aunque en muchos casos seguirá siendo necesaria la visita en la clínica, en otros tantos será viable hacer la visita de manera telemática.

 

New call-to-action

 

Cambios en la gestión del cliente y en la promoción del negocio

También en la gestión del cliente habrá cambios, gracias a la modernización y a la automatización de muchos procesos. Por ejemplo, a través de programas de gestión, será posible hacer un mejor seguimiento del stock, de las visitas e incluso de las opiniones de los clientes, para poder mejorar el margen de beneficios de la empresa.

Por otro lado, la promoción de la clínica veterinaria también verá una transformación, poniendo cada vez más peso al uso del marketing digital, gracias a la segmentación y al uso de técnicas avanzadas en publicidad online, redes sociales o posicionamiento web.

 

Un futuro (y un presente) repleto de desafíos

Tal como podemos ver, las clínicas veterinarias ya están viviendo muchos de los cambios necesarios para convertirse en referentes en el día de mañana. 

En caso de contar con una clínica veterinaria, es posible que surja la pregunta “¿merece la pena toda esta inversión?”. La realidad es que los cambios y las mejoras son tan drásticos, que los efectos positivos se hacen notar en un margen muy corto de tiempo. Además, la mejora de la sensibilidad, conectividad y control de las mascotas, permite ofrecer una mejora en el servicio, tanto para los pacientes, como para los clientes.

Sin embargo, todos estos cambios conllevan nuevos retos. También la necesidad de dedicar tiempo y recursos a la formación de los nuevos materiales y de las nuevas tecnologías y herramientas diagnósticas. Por eso, animamos a todos los profesionales de las clínicas veterinarias a seguir al día de todas las novedades para que puedan ir introduciendo los cambios poco a poco en sus clínicas y puedan posicionarse como pioneras en su región. 

 

New call-to-action